miércoles, 3 de mayo de 2017

Día Internacional de la Danza

Quizás os hayáis preguntado alguna vez para qué sirve la declaración de los “días internacionales”. Pues bien, con ello la UNESCO trata de sensibilizar sobre problemas que afectan a la humanidad y también homenajear  actividades concretas del hombre; este es el caso del Día Internacional de la Danza que se celebra hoy 29 de abril.
Desgraciadamente, en nuestro país casi podríamos considerarlo una mezcla de ambas cosas, de denuncia y homenaje, ya que la danza nunca ha recibido el necesario apoyo institucional para educar y fomentar el gusto por ella, lo que se traduce en la falta de afición que existe y en el gran éxodo de los mejores bailarines españoles hacia países con mayores oportunidades. Así que, si algún país necesita celebrar el Día Internacional de la Danza ese es, sin duda, España.
Desde Travesías de Tinta nos gustaría aportar nuestro granito de arena este día hablando de dos proyectos que nos gustan, que mezclan libros, jóvenes y danza, un cóctel perfecto para este blog.


El primero de ellos, Five days to dance, consigue el pequeño milagro de preparar y presentar un espectáculo de danza teatro con un grupo de jóvenes en solo 5 días. El autor de este “milagro” es Wilfried van Poppel que en 2013 formó la compañía de danza DE LooPERS para niños y jóvenes, y entre sus proyectos creó Five days to dance dentro del marco escolar. El resultado es tan sorprendente que se reflejó en el documental que lleva su nombre. Sin embargo, lo más destacable es que Five days to dance no es sólo un proyecto de danza. Cuestiona si en las escuelas estamos enseñando a nuestros chicos verdaderos valores o solamente la adquisición de conocimientos académicos. Así podemos ver cómo los roles sociales se rompen, el tímido descubre que se puede expresarse mejor que el extrovertido o que el más popular de la clase no es capaz de coordinar ni un paso. En el proyecto no hay ni guapos, ni feos, ni gordos ni flacos, solo chicos que aprender a expresarse a través de la danza, sin más, siendo verdaderamente ellos mismos.



El segundo proyecto es Danza entre libros  gestionado por Sofía Caballero. Se trata de un espectáculo de danza y literatura en vivo donde, en pequeños espacios, el público disfruta de la interesante combinación de escuchar fragmentos de diferentes obras literarias mientras se realizan piezas de microdanza.


Dos proyectos que, fuera de los focos y grandes escenarios, aportan, cada uno a su manera, una forma diferente de ver la danza. La riqueza de esta ancestral manifestación artística nos permite siempre diferentes enfoques, diversión, enseñanza, arte o religiosidad, pero sobre todo es la expresión de las emociones humanas.

Disfrutemos pues de esta celebración ¡Feliz Día Internacional de la Danza!


No hay comentarios:

Publicar un comentario